Los fotógrafos profesionales necesitan de seguros diseñados especialmente para su actividad
Coberturas y Seguros, General, Mercado de seguros, Responsabilidad Civil

Los seguros para fotógrafos profesionales

Dentro de los seguros específicos para actividades profesionales, el del sector de los fotógrafos profesionales puede ser uno de los campos profesionales más delicados al que podemos acercarnos. Veamos por qué.

El sector de la fotografía profesional esta lleno de singularidades que lo hacen especialmente sensible en su quehacer profesional diario. Para empezar una gran mayoría de profesionales son autónomos, trabajando en modo frelance para otras empresas o clientes particulares. Hablamos de fotógrafos de prensa, de moda, especialistas en fotografía de catálogo o stock, industriales, e incluso como no, aquellos que se dedican a cubrir eventos sociales como pueden ser los fotógrafos de boda, etc.

Otra particularidad especial de los fotógrafos es que las herramientas que necesitan para llevar a cabo su actividad son realmente muy costosas. Hablamos de cámaras, lentes, equipos de iluminación, ordenadores, etc. que pueden llegar a valer varios miles de euros.
Y por ende, en la mayoría de las ocasiones los fotógrafos desarrollan su actividad fuera de su estudio u oficina de trabajo habituales, con lo que hay que señalar los desplazamientos y el trabajo en la calle como factores de riesgo.

Todo esto hace que las pólizas de las compañías habituales, en muchas ocasiones no ofrezcan las coberturas suficientes que un fotógrafo profesional necesita.

Contar con un buen seguro que garantice mi actividad profesional es básico en mi negocio como fotógrafo.
– Fran Navoz · Fotógrafo de Luz Neutra Fotografía

Los fotógrafos profesionales necesitan de seguros diseñados especialmente para su actividad

Los daños en el equipo de un fotógrafo pueden ser muy costosos

¿Qué coberturas son las que necesita un seguro orientado a fotógrafos?

Si hacemos una lista de las principales, vemos que se asemejan bastante a las de una póliza para profesionales habitual. En general son los siguientes:

  • Responsabilidad Civil para fotógrafos. Cubre los daños y perjuicios que se puedan ocasionar mientras se desarrolla un trabajo o sesión fotográfica. Hay que tener cuidado, esta cobertura nunca cubre la disconformidad del cliente con las fotografías entregadas. No es lo mismo una mala praxis que una cuestión subjetiva o no que haga referencia a la calidad de las fotografías realizadas por el fotógrafo. En una opción básica, la póliza de seguros cubre los daños y perjuicios producidos a bienes y personas en el ejercicio de la actividad, y como opción extra las reclamaciones que pudieran producirse por daños corporales producidos a los trabajadores implicados.En algunas pólizas es importante señalar que están cubiertos los daños ocasionados por la pérdida del reportaje fotográfico, la responsabilidad civil subsidiaria para casos en los que el fotógrafo haya subcontratado algún trabajo, en parte o en su totalidad, y ésta subcontrata no cuente con solvencia adecuada para hacer frente a los daños que se hayan podido producir.
  • Recuperación de datos. Uno de los peligros a los que se enfrenta un fotógrafo profesional en el desarrollo de su trabajo es la posibilidad de que algún soporte informático se daño y haya que proceder a la recuperación de esos datos, que en este caso son importantísimos ya que suponen la base del trabajo. Hablamos de discos duros de volcado de datos, sistemas raid, ordenadores portátiles (éstos soportan vaivenes, golpes y cambios de temperatura, por ejemplo).
  • Material fotográfico o de filmación. Una de las coberturas más importantes para un fotógrafo ya que hablamos de asegurar su herramienta de trabajo más importante, las cámaras y equipos utilizados en su actividad. Por su naturaleza hablamos de material muy sensible y muy caro, además de apetecible para delincuentes. Si bien las pólizas de seguro convencionales cubren los robos, atracos o daños diversos, muy pocas lo hacen en las cantidades que requieren los equipos de un fotógrafo. Además, y por si fuera poco, su pérdida por el motivo que sea supone un perjuicio mayor al profesional, ya que no puede ejercer su profesión durante el tiempo que esté sin sus cámaras. Los seguros especiales para fotógrafos, suelen cubrir éstos equipos en sus justas cuantías, además de otras circunstancias más especiales como pueden ser extensiones de cobertura para los equipos en caso de viajes en avión en el que las compañías obliguen a facturar el equipo, subidas de tensión en hoteles, etc
  • Seguros de asistencia en viajes. Es bien sabido que muchos fotógrafos, por su profesión, han de viajar a muchos y diferentes países. Es importante que su seguro profesional les cubra durante esos desplazamientos, en concreto los posibles gastos médicos en caso de enfermedad o accidente, pérdida de equipaje, pérdida o robo de documentación personal, asistencia jurídica, repatriación, etc.

Como pueden ver, el sector de la fotografía conlleva una serie de particularidades respecto al común de los seguros profesionales. Es importante que compares bien las coberturas de tu póliza de seguros, y que ajustes los importes de sus indemnizaciones para no llevarte una sorpresa en caso de siniestro.

Estos post también te pueden interesar