Coberturas y Seguros

Seguros para pequeñas embarcaciones diferencias entre obligatorio y voluntario

Con la llegada del buen tiempo, las horas de sol, las vacaciones, las salidas con embarcaciones de recreo se multiplican exponencialmente y no es raro encontrar en nuestras costas o lagos a personas disfrutando de su tiempo de ocio en pequeñas embarcaciones de todo tipo. ¿Quieres saber más sobre los seguros de pequeñas embarcaciones y sus diferencias?

Lo primero que habría que decir es que el uso de pequeñas embarcaciones, como cualquier otro vehículo, esta sujeto a ciertas normas legales que nos aseguran que podamos disfrutar de las mismas con seguridad.

Así por ejemplo, para navegar en aguas españolas, la legislación obliga al propietarios de embarcaciones de recreo a motor o a veleros a partir de 6 metros de eslora a disponer de un seguro de responsabilidad civil obligatorio. Además prohíbe la navegación de cualquier embarcación que no disponga de este seguro en vigor por aguas españolas, incluso a aquellas que sean extranjeras.

Es importante indicar que esta norma esta diseñada para que todos, usuarios y otras embarcaciones estén cubiertos ante cualquier daño que podamos ocasionar manejando la embarcación.

En muchas ocasiones pensamos que una barca pequeña, como puede ser alguna de tipo Zodiac, de fibra de vidrio o hinchable, que usamos ocasionalmente para algún paseo o para pescar, es imposible que pueda causar daños a nadie. Pero la realidad es bien diferente porque nadie esta exento de sufrir un accidente, como por ejemplo una herida de hélice a un bañista, un encontronazo con otra embarcación, la pérdida de motor que nos obligue a ser remolcados, etc etc.

Ahí es donde se agradece sin duda poder contar con la ayuda de una póliza de seguros actual, que cubra bien todos los posibles percances que podemos sufrir surcando las aguas. Vamos a repasar con ayuda de www.nautia.net las diferencias existentes entre un seguro obligatorio mínimo, el que obliga la ley, y uno voluntario o complementario. Como veréis no son pocas y merece la pena darles una vuelta para salir a la mar lo mejor protegidos posible.

Diferencias entre un seguro obligatorio de embarcaciones y uno voluntario 

 

Deteniéndonos en el seguro obligatorio, la ley obliga claramente a tener una póliza de responsabilidad civil para garantizar el pago de indemnizaciones en caso de daños personales, materiales y desde 2014, daños por contaminación accidental.

Ahora bien, estas contingencias aunque sin duda importantes, son demasiado básicas o elementales. Sobre todo si tenemos en cuenta que no estamos exentos de sufrir algún percance, que por ende nos acarree gastos elevados.

En caso de seguros voluntarios o complementarios para embarcaciones de recreo, la cantidad de contingencias que tendrá cubiertas será lógicamente mayor y más detallada, además de mayor cuantía. No debemos olvidar algunas de las más importantes, que serían, entre otras, las siguientes:

  • Reflotamiento en caso de accidente. Se trata de una garantía que es casi casi obligatoria, por cuanto la mayoría de puertos deportivos españoles obligan a contar con ella para poder amarrar en sus instalaciones. Imaginemos que sufrimos un percance que nos hunde la embarcación. La lista de gastos necesarios para retirarla de puerto es muy grande, empezando por una grúa especializada, transporte a astilleros o desguace, etc.
  • Asistencia en el mar: Remolque o asistencia marítima.
  • Para veleros, son especialmente indicadas aquellas coberturas que nos protegen en caso de robo de materiales de navegación como velas y utillaje diverso, efectos personales, daños por embarrancamiento, rotura de timón, etc.
  • Para embarcaciones a motor, aquellos daños que le puedan afectar directamente, como avería de maquinaria, vías de agua, choques contra objetos flotantes, etc
  • Para yates o grandes esloras, entre las más convenientes estarían las de averías mecánicas, robo de equipos, accidentes que cubran a la tripulación, obras de arte, contaminación, huelgas, etc.

Como ves, la diferencia entre tener el seguro obligatorio que marca la ley y uno voluntario que cubra los percances más costosos podríamos decir que hay un mundo de diferencia. Recuerde que gracias a los seguros siempre puede contar con estar protegido en caso de un indeseado accidente. Es esencial por tanto asesorarnos por los mejores, como lo son los especialistas en seguros náuticos Nautia, para ganar en tranquilidad y disfrutar plácidamente de nuestras embarcaciones.

Estos post también te pueden interesar